PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LA SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN A DECLARAR LA ALERTA DE GÉNERO EN EL ESTADO DE ZACATECAS

Senador DAVID MONREAL ÁVILA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8, fracción II del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Honorable Soberanía, proposición con Punto de Acuerdo, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Una de las principales funciones del Estado, es garantizar la vida y seguridad de sus pobladores, tan es así que existen muchos instrumentos internacionales que hacen alusión a dicha tarea; por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo Tercero, expresa:Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”, de igual manera la Convención Americana sobre Derechos Humanos, señala en su artículo Séptimo que “Toda persona tiene el derecho a la libertad y a la seguridad personales”.

Es innegable que el Estado de entre sus principales e inalienables funciones tiene la de procurar la armonía y seguridad de su población, en México la función de seguridad pública se encuentra contemplada en el artículo 21, párrafo noveno:

La seguridad pública es una función a cargo de la Federación, las entidades federativas y los Municipios, que comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva, así como la sanción de las infracciones administrativas, en los términos de la ley, en las respectivas competencias que esta Constitución señala. La actuación de las instituciones de seguridad pública se regirá por los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos reconocidos en esta Constitución.

Sin embargo, desde hace poco más de una década la población mexicana no ha vivido bajo un clima de paz y armonía, sino todo lo contrario, existen una total descomposición del tejido social, mismo que se manifiesta con actos de violencia e inseguridad en gran parte del territorio nacional. Un sector que se ha visto severamente afectado son las mujeres.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), “32% de las mujeres han padecido violencia sexual en algún momento de su vida por parte de agresores distintos a la pareja”. En promedio se estima que durante los últimos tres años (2013 a 2015), fueron asesinadas siete mujeres diariamente en el país, mientras que entre 2001-2006 era de 3.5.[1]

El INEGI contempla que 63 de cada 100 mujeres han sido víctimas de algún tipo de abuso (violencia), en Zacatecas entre el 56 y 59 por ciento de las mujeres han enfrentado algún tipo de violencia, de ellas el 22.1 por ciento, ha sido agredida por su pareja; 8.7 por ciento, ha sufrido violencia de agresores distintos a su pareja; 3.6 por ciento, ha sido discriminada en el trabajo y por estar embarazada; 15.5 por ciento, ha tenido violencia de pareja y de otro agresor distinto a la pareja, y 9.3 por ciento, violencia de pareja y/o de otro agresor distinto a la pareja con algún tipo de discriminación en el trabajo.[2]

Es claro que el Estado no ha logrado otorgar las condiciones mínimas a su población, la muestra más clara se encuentra en Zacatecas, entidad federativa azotada por la inseguridad y violencia, se tienen 29 carpetas de investigación, de las cuales 11 son clasificadas como feminicidios.[3]

Sucesos como los de Claudia, joven de 25 años que fue asesinada por su hermano, o Dayanna adolescente de 15 años, privada de la vida aparentemente por su novio en Jerez, Zacatecas, de ninguna manera pueden repetirse, dichos acontecimientos no solo lastiman a su familia sino a toda la sociedad en conjunto.

Lo anterior sucede en México a pesar de que en el artículo primero de la Constitucional Federal prohíbe todo tipo de discriminación de género; y el artículo cuarto establece la igualdad entre los hombres y las mujeres. Dichos preceptos, al ser parte de la Constitución Política, son de naturaleza suprema y deben ser acatados en sus términos, tanto por autoridades como por particulares.

Por tal razón, es indispensable que el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Gobernación, active una alerta de género en el estado de Zacatecas, es necesario mencionar que el artículo 22 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, establece que la alerta de violencia de género “es el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad.”

Asimismo, el precepto 23 de la misma norma jurídica señala como objetivo fundamental de una alerta de violencia de género, garantizar la seguridad de las mismas, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos, motivo por el cual se deberá:

  1. Establecer un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé el seguimiento respectivo;
  2. Implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida;
  • Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres;
  1. Asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia de género contra las mujeres, y
  2. Hacer del conocimiento público el motivo de la alerta de violencia de género contra las mujeres, y la zona territorial que abarcan las medidas a implementar.

Vale la pena cuestionar severamente a los Gobiernos Federal y locales, la pasividad con que actúan para poner en marcha dicho mecanismo, pues precisamente su indiferencia es lo que ha llevado a esta descomposición del tejido social. La violencia contra las mujeres se debe en gran medida a la impunidad; es decir, los responsables difícilmente son castigados, premisa que se ve reflejada en el aumento sistemático de dichos casos.

De continuar con la negativa de no tomar medidas encaminadas a erradicar, de una vez por todas, la violencia contra las mujeres, significaría ser partícipe de tal lamentable práctica inhumana; la sociedad en su conjunto no debe permitirse dicha conducta. Por tal razón, es momento de alzar la voz a fin de eliminar la violencia de cualquier tipo contra las mujeres, ya que dicha patología social viola flagrantemente los derechos humanos de las mujeres.      

Derivado de lo anterior, someto a consideración de esta honorable Soberanía el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de Gobernación a declarar la alerta de género en el Estado de Zacatecas.

SEGUNDO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al  Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, para que en la medida de sus facultades prevenga, atienda, sancione y erradique todo tipo de violencia de género en el Estado de Zacatecas.

TERCERO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Gobierno del Estado de Zacatecas para que a través de las instancias correspondientes, investiguen y en su caso sancionen de manera pronta, completa e imparcial todas las denuncias recibidas sobre violencia de género.

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República a los 7 días del mes de marzo de 2017.

[1] “Estadísticas a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer (25 de noviembre)” INEGI, [en línea), consultado el 06 de marzo de 2017. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2016/violencia2016_0.pdf

[2] Ibídem.

[3] Feminicidios: mal que crece en Zacatecas, El Sol de Zacatecas [en línea], consultado el 06 de marzo de 2017. Disponible en: https://www.elsoldezacatecas.com.mx/zacatecas/feminicidios-mal-que-crece-en-zacatecas

Ver boletín aquí: Urge declarar alerta de género en el Estado de Zacatecas y atender feminicidios