AMLO gana ventaja en los últimos días

AMLO gana ventaja en los últimos días

En esta contienda se ha acusado a Andrés Manuel de ser terco, autoritario, peligroso e intolerante. El cinismo de estas acusaciones se acentúa si observamos desde dónde son pronunciadas.

Son los publicistas que contrató el PRIAN los que le prometen a los candidatos poder incidir en el voto con la repetición absurda de estas calumnias en radio televisión e internet, apostando simplemente a las mentiras y suponiendo que la ciudadanía es débil mental para caer en ellas.

Si bien desde el gobierno federal la educación ha sido relegada a una trivialidad, el pueblo de México es hoy más consciente que nunca de que el gobierno corrupto es el responsable directo de la pobreza y la violencia que daña a nuestro país.

Con débiles suposiciones y una argumentación grosera, han dicho que AMLO es un hombre autoritario, cuando ha sido el PRIAN quien ha impuesto gobernantes, jueces, diputados, senadores, fiscales y toda clase de funcionarios para incluirlos en su red nacional de corrupción.

También han dicho de él que es terco, por estar contendiendo por tercera vez en la elección presidencial, siendo que ellos insisten en mantener secuestradas las instituciones que nuestros antepasados fundaron para bien del país, con el objetivo de seguir incrementando sus fortunas a costa del pueblo mexicano.

Dicen que es peligroso, cuando fue su absurda guerra la que convirtió a México e uno de los países más peligrosos del mundo, desatando los homicidios violentos, los secuestros, las extorsiones. Con los gobiernos del PAN y del PRI México se ha convertido en un campo de guerra sin que el narcotráfico disminuya en lo más mínimo, todo lo contrario.

Los publicistas también han intentado formar una impresión de intolerancia para Andrés Manuel, cuando han sido los funcionarios de los estados gobernados por el PRI específicamente, los que han desatado la violencia contra periodistas, luchadores sociales, defensores de derechos humanos y contra todo aquél que se entrometa en sus negocios sucios con empresarios corruptos y miembros del crimen organizado.

Así pues, la esperanza de México es que López Obrador se convierta en el próximo presidente del país y se acabe por fin el peligro, la terquedad, la intolerancia y el autoritarismo que ha gobernado en México durante tantos años, con consecuencias desastrosas.

Es este el momento de seguir luchando por un México mejor, con una verdadera democracia y libre de corrupción. Hoy nuestros anhelos tienen una posibilidad real de hacerse realidad y debemos aprovecharla.

También es necesario defender de forma institucional la victoria que lograremos en las urnas y así demostrar que somos una sociedad con dignidad, con memoria y con la fuerza necesaria para hacer oír su voz.

Estos días son cruciales para seguir aumentando la distancia entre Obrador y los candidatos de la mafia que lo siguen de lejos. Sigamos difundiendo estas palabras de esperanza, reforcemos nuestra organización y veamos cómo florece nuestro esfuerzo.