Andrés Manuel López Obrador sigue arriba en todas las encuestas, en algunas por más de 30 puntos.

Andrés Manuel López Obrador sigue arriba en todas las encuestas, en algunas por más de 30 puntos.

Obrador estuvo esta semana en televisa, la televisora más cercana del pri-gobierno, donde hizo frente a la guerra sucia que pretende infundir miedo en los votantes, y aseguró que en su gobierno se investigarán los casos de corrupción y crímenes de estado como los ocurridos en Ayotzniapa y al interior de Pemex. Se metió a la cueva del lobo y salió sin un rasguño.

Pese a la presión de los empresarios que invitan a Meade y Margarita para declinar en favor de Anaya, López Obrador sigue firme en que el combate a la corrupción entre políticos y empresarios será el eje fundamental de la regeneración nacional y así lo sostuvo en su entrevista: debemos separar al poder político del económico como se separó a la iglesia y al estado.

En su peregrinar por toda la república, Obrador se ha encontrado con un amplio respaldo de la ciudadanía que ve en él a un hombre honesto y capaz de dirigir a la nación.

En los estados norteños, donde hace seis años no se contaba con mayoría de intención de votos, ahora se realizan los mítines más grandes, como es el caso de Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua.

En el proyecto alternativo de nación, Andrés Manuel incluye una reducción de las cargas fiscales en los estados fronterizos, que ayudaría tanto a trabajadores como a empresarios a impulsar el desarrollo económico de la región, sobre todo por su estrecha relación comercial con Estados Unidos.

El mismo Antonio Solá, que en 2006 diseñó la campaña que aseguraba que Obrador era un peligro para México, hoy se retracta y asegura que ganaremos la elección presidencial por 45 puntos.

La gente se está aglutinando en torno a un proyecto de nación que verdaderamente genere un cambio en la vida cotidiana de los mexicanos, que trascienda el gastado discurso de crecimiento y democracia que nunca llega a hacerse realidad.

A pesar de la ventaja debemos seguir trabajando en la promoción del voto para que el congreso se regenere y dé paso a quienes sepan trabajar en favor de Zacatecas. Los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia deben aprovechar este periodo de campaña para generar los lazos de confianza entre la ciudadanía, porque esa será la fuerza con la que defenderán los intereses de la comunidad.

Sólo la confianza nos convierte en una nación, sin ella los gobiernos carecen de legitimidad y se vuelven ciegos y sordos a los reclamos populares, como es el caso de los legisladores que simplemente aprueban las leyes que sus jefes les ordenan, sin reparar en el daño que pueden causar a Zacatecas, como es el caso del sobre endeudamiento que sufre nuestro estado.

Los candidatos a diputados locales, federales, presidentes municipales y al senado de la república de la coalición Juntos Haremos Historia deben estar listos para hacer equipo con Obrador, que será nuestro próximo presidente, y no para ser cómplices del actual gobierno, que ha dado la espalda a los mexicanos.

Debemos cerrar filas para construir un gobierno de unidad, un gobierno al servicio del pueblo y sensible a las necesidades más urgentes, como son la seguridad, los salarios y las becas para estudiantes, en cada uno de los 58 municipios del estado.

Como candidatos de la coalición que encabeza Andrés Manuel tienen la responsabilidad de generar confianza entre los votantes y de empeñar su palabra de que trabajarán por y para Zacatecas, sin distinciones partidistas ni de ningún otro tipo.
Sólo con el voto masivo tendremos la fuerza suficiente en los tres poderes y en los tres niveles de gobierno para poner en marcha el proyecto de nación que recuperará el rumbo del crecimiento en México. Defendamos nuestra ventaja y vigilemos a la autoridad electoral para que nada ni nadie nos robe el triunfo que hemos construido con años de lucha y organización.