Ante la imposición, la participación

Ante la imposición, la participación

En Morena hemos insistido que en las elecciones de Coahuila, Nayarit, Veracruz y Estado de México, habría de escribirse el prólogo de lo que sería el rumbo de la Nación de cara a las elecciones de 2018.

 

Especial relevancia tiene el Estado de México, ya que no sólo es la tierra del actual grupo en el poder, sino el bastión histórico del PRI y la entidad con mayor número de votantes inscritos en el padrón electoral del país.

 

Al día de hoy, todas las encuestas hechas le dan la ventaja a la abanderada de Morena, Delfina Gómez Álvarez, o la ponen en empate técnico con el candidato oficial, primo del presidente y heredero del derecho de sangre en la entidad, Alfredo de Mazo Maza. Rezagados quedaron Josefina Vázquez Mota y Juan Zepeda, del PAN y del PRD, respectivamente.

 

En Los Pinos, en el Palacio de Gobierno de Toluca y en las oficinas del PRI de Insurgentes Norte, están aterrados, saben bien que 6 de cada 10 mexiquenses quieren la alternancia, desean  un partido diferente del tricolor en el gobierno, por eso, toda la campaña le apostaron y le invirtieron a dividir el voto, a tener una elección a tercios, sin embargo, en la recta final tenemos una elección de dos: Morena versus PRI. No hay más.

 

Derivado del escenario político que tanto temían, han emprendido una campaña sucia e ilegal sin precedentes contra la profesora Delfina y Morena. Se hacen llamadas telefónicas en la madrugada; se usa a los medios de comunicación, radio y televisión principalmente, para transmitir propaganda calumniosa; se desvían recursos públicos y de procedencia ilícita; se coacciona el voto o se compra; se reparten lavadoras, televisores, refrigeradores, materiales para la construcción; se les encomendó a los funcionarios del gabinete federal y local, tareas y áreas específicas para operar política y electoralmente; se está usando a la fuerza pública y a grupos de encapuchados para amedrentar a la población; el IEEM ha actuado tendenciosamente a favor del PRI, en fin, en resumidas cuentas, se avecina una “Elección de Estado”.

 

En este contexto, ¿Qué hacer?, ¿Cómo enfrentar el fraude que se avecina? Ante la imposición, la participación. Las páginas de nuestra historia nos han enseñado que la participación política ayudó, en un primer momento, a la desarticulación del régimen autoritario del partido hegemónico, hoy, servirá para garantizar un mejor futuro para ti, para tu familia, para tu colonia, para tu Estado y para el país. “Qué tantos mexiquenses salen a votar será al final el factor decisivo. Si el nivel de participación se queda en los porcentajes históricos en el estado, de entre 43 y 47%, es muy probable que la estructura y el voto duro del PRI se impongan, pero si se rebasa esa cifra y más del 50% del padrón salen a votar y a expresar la rabia contenida y a veces indetectable en las encuestas, entonces Peña Nieto y el PRI perderán no sólo su estado, sino su plebiscito rumbo a la Presidencia”. (El Universal 29/05/2017)