El lado correcto de la historia.

El lado correcto de la historia.

  • Salvar a PEMEX y pacificar al país; ejes del cambio que la sociedad reclama

El día de ayer, Andrés Manuel López obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya se convirtieron formalmente en candidatos, los tres rostros que más veremos durante el periodo de campaña.

A este punto de la contienda, Obrador llegó como el claro puntero de las encuestas, Anaya ya figura como segundo lugar en algunas y el candidato del PRI cayó hasta el tercer puesto.

El periodo de precampaña lo dominó  la astucia, paciencia y claridad política de Andrés Manuel. Para marcar un punto importante, quisiera señalar el emblemático caso de la reforma energética. Mientras el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia se ha pronunciado a favor de modernizar las refinerías que ya existen y construir nuevas para satisfacer la demanda de combustibles nacional, los otros dos candidatos se han limitado, por un lado, a negar su complicidad en el caso por los malos resultados que ha arrojado, y por el otro a respaldar los fracasos del gobierno de Peña Nieto.

El Candidato del PRI ya ha dicho que no se desmarcará ni deslindará del actual sexenio, también ha dicho que él mismo votó por Peña Nieto y que la sociedad debería reconocer los logros del gobierno federal.

Anaya simplemente ha cambiado su discurso a favor de las reformas estructurales por uno en contra. Quizá por el sincretismo contra natura de la coalición PAN-PRD o por lo impopular que son dichas reformas ante los votantes, pero ello sólo le ha desenmascarado como un político oportunista y electorero sin un rumbo claro ni ideología definida.

Es decir, por un lado tenemos el cinismo del PRI, por el otro, la hipocresía del PAN-PRD pero ambos son dos caras de la misma moneda que representa a los mismos intereses egoístas y neoliberales de lo que hoy llamamos la “mafia del poder”, que simplemente señala a quienes gobiernan contra los intereses de la nación.

En contra parte vemos el proyecto que encabeza Andrés Manuel y que abandera Morena, el Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo, creciendo y fortaleciéndose a medida que el primero de julio se acerca. Con propuestas claras y un proyecto de nación construido desde la clase trabajadora la coalición “Juntos haremos historia” sigue sumando simpatizantes de todas las expresiones políticas del país.

Cuando en los spots se escucha que nuestro movimiento invita a la ciudadanía a colocarse “del lado correcto de la historia”, nos referimos a dar la espalda a la continuidad de un modelo fracasado y al oportunismo, y avanzar de frente hacia un futuro distinto, hacia la construcción de una democracia verdadera, de un honesto combate a la corrupción y a la pacificación del país.

Hoy más que nunca estamos ante la posibilidad de ser parte de un movimiento pacífico que cambie el rumbo de nuestra nación; ante esta posibilidad, nuestra responsabilidad es ser parte de la regeneración nacional.