Iniciativa Aumento al salario

Home Trabajo Legislativo Iniciativas CUARTO AÑO Iniciativa Aumento al salario

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE MODIFICA EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 87 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO

DAVID MONREAL ÁVILA, Senador de la República, integrante de la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 55 fracción II, del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta Honorable Soberanía la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE MODIFICA EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 87 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO al tenor de la siguiente:

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

En diciembre del año 2012, el Congreso de la Unión aprobó diversas modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, con el objeto, de incentivar la generación de empleos bien remunerados, sin embargo, a casi tres años de dichos cambios en la ley secundaria, el empleo se encuentra estancado, y el poder adquisitivo ha perdido valor.

De acuerdo con un reporte del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM, el poder adquisitivo ha tenido una merma de alrededor del 78.66 por ciento. Esto es, de 1987 a 2014, el precio de la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), ha registrado un incremento acumulado de 4,773%, mientras el salario creció 940%, lo que significa que los alimentos han aumentado en una proporción de 4 a 1, en comparación con el incremento a los salarios mínimos.[1]

En otras palabras, esto significa que hoy en día los salarios han tenido pequeños aumentos, y los productos básicos para la alimentación cuestan mucho más, a su vez, esto se traduce en la necesidad de destinar una mayor proporción de los ingresos a los alimentos, descuidando otros factores como la salud, la vivienda o la recreación.

En el mismo estudio se señala que, en los últimos 4 meses del 2014, el precio de la Canasta Alimenticia Recomendable, se incrementó 4.1%, pues en ese año, pasó de costar $184.96 pesos en abril, a costar $192.52 pesos al agosto. Este ritmo de cambio de precios, derivó en que el aumento al salario mínimo de ese año, fuera rebasado por la inflación en los primeros cuatro meses de 2014, por lo que el resto se acumula a la pérdida histórica de poder adquisitivo.

La siguiente gráfica muestra el incremento al salario mínimo nominal en comparación con el aumento en el precio ponderado de la Canasta Alimenticia Recomendable.

Asimismo, haciendo una análisis de la pérdida del poder adquisitivo en lo que va de la presenta administración Federal, se obtiene que el precio de la CAR aumentó $20.66 pesos, pasando de $171.86 a $192.52, mientras que el salario mínimo sólo aumentó $2.53 pesos, lo que constituye una pérdida del poder adquisitivo del 7.24% en menos de dos años,[2] lo que representa grandes pérdidas para la clase trabajadora del país y repercute en el mercado interno.

En este mismo sentido, otro factor que corrobora el fracaso de la reforma laboral del año 2012, es el número de personas desocupadas o desempleadas, así se destaca en el Reporte de Investigación 118, “Desempleo y menos paga por más horas de trabajo: resultados a dos años de la reforma laboral”, del mismo Centro Multidisciplinario de la UNAM.

En el citado reporte se señala que tomando en cuenta los lineamientos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre las estadísticas de la población económicamente activa, del empleo, del desempleo y del subempleo, con la finalidad de que las estadísticas de la actividad económica de la población sean acertada, obtuvieron cifras muy diferentes a las proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en este sentido dicho reporte señala que “siguiendo los parámetros de la OIT, el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM propone la tasa de desempleo para el cuarto trimestre del 2014, de la siguiente manera: Tasa de Desempleo = (Población desocupada + Población disponible) / (PEA + Población disponible). Con la metodología ya mencionada, la Población desempleada para el tercer trimestre de 2014 era de 8 millones 735 mil 356 personas, casi el triple de la población desocupada que el INEGI mide en su tasa de desocupación”,[3] a estas cifras hay que agregar el dato que proporciona el mismo Informe, el cual indica que de las personas que se encuentran empleadas en la formalidad, aumentó el número de personas que trabaja más de 35 horas a la semana, y disminuyeron aquellas que lo hace menos de 35; esto es, además de la pérdida del poder adquisitivo, hoy en día hay que trabajar más y la contraprestación es menos.

En este sentido, una forma de fortalecer al salario, ha sido mediante la asignación de prestaciones sociales a los trabajadores, estas previsiones sociales, que son un conjunto de prestaciones en beneficio de los trabajadores y de sus familiares o beneficiarios, tienen por objeto satisfacer económicamente sus necesidades e incentivar los bajos salarios, en caso de vejez, invalidez o sobrevivencia, y así mantener su nivel de vida económico, social, cultural e integral, siendo una forma de compensar el salario, y a su vez son incentivos para los trabajadores.

Dentro del grupo de prestaciones sociales, se encuentra el pago del aguinaldo, el cual es una cantidad anual pagada en dinero y regulada por el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo. Ésta se determina a partir del salario de trabajador, de acuerdo al artículo mencionado, es un pago de por lo menos 15 días de salario, el cual debe cubrirse antes del día 20 de diciembre de cada año, y para aquellos que no hayan cumplido el año de servicios, tienen derecho a exigir la cantidad proporcional del mismo.

Se cree que en sus orígenes el aguinaldo, era una recompensa en metálico que los patronos daban voluntariamente a sus empleados en ocasión de ciertas festividades, generalmente las navideñas y de año nuevo. De acuerdo con algunos antecedentes históricos, éste surge en el Catolicismo, pues la Iglesia tomó del paganismo los aguinaldos o regalos con motivo del inicio de cada año. Estableció los aguinaldos bautismales, que eran regalos que daban los padrinos al neófito. Consistían en medallas o lámparas con emblemas o inscripciones que declaran su destino. Con el avance de la legislación social, aquellas donaciones evolucionaron en el sentido de la obligatoriedad y, actualmente, son muchos los países que las incluyen en sus leyes laborales[4].

En México, este derecho laboral surge en la década de 1970 cuando se incorpora a la legislación laboral federal, como una prestación que complemente al salario de los trabajadores. En la actualidad todos los trabajadores tienen derecho a dicha prestación, siempre que efectivamente exista una relación laboral, independientemente del acto que le dé origen, en este sentido la misma ley entiende por relación de trabajo a la prestación de un trabajo personal subordinado a una persona, mediante el pago de un salario.

El monto mínimo del aguinaldo consiste en, por lo menos, 15 días de salario, sin perjuicio de que manera individual o colectiva las partes de la relación laboral tengan pactada una suma superior a la prevista en la normatividad laboral, de acuerdo al artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo.

Sin embargo, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del Apartado B) del Artículo 123 Constitucional, señala en su artículo 42 bis, que “Los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que estará comprendido en el Presupuesto de Egresos, el cual deberá pagarse en un 50% antes del 15 de diciembre y el otro 50% a más tardar el 15 de enero, y que será equivalente a 40 días del salario, cuando menos, sin deducción alguna. El Ejecutivo Federal dictará las normas conducentes para fijar las proporciones y el procedimiento para los pagos en caso de que el trabajador hubiere prestado sus servicios menos de un año”. Esto significa, que existe una desproporción y desigualdad entre los trabajadores al Servicio del Estado y los trabajadores que laboran para un patrón independiente que no sea un ente estatal, ya que sólo por no estar en la nómina de alguna dependencia gubernamental, se les otorga un trato diferente, al establecer como derecho únicamente 15 días de aguinaldo.

En este mismo sentido, el aguinaldo se encuentra regulado en otros países como una prestación de los trabajadores, sin embargo, este es superior al otorgado a los trabajadores en México, en distintos países de América Latina, se establece de la siguiente manera:[5]

Argentina: Se le conoce con el nombre de “sueldo anual complementario”. El aguinaldo es un derecho a la percepción anual de la doceava parte del total percibido durante el año calendario o del período que en el curso de éste hayan trabajado (Ley de Contrato de Trabajo Art. 122). El monto es la dozava parte del total percibido durante el año calendario, dando como resultado el pago proporcional de 30 días.

Brasil: Es conocido como “décimo tercer salario” establecido por la Ley No.- 4.090 de 13 de Julio de 1962, y toma como base 30 días de salario.

Costa Rica: En este país debe pagarse antes del 20 de diciembre y se calcula sumando todos los salarios recibidos desde diciembre del año anterior hasta noviembre y el resultado se divide entre 12, tomando como base 30 días de salario.

Panamá: De igual manera, partiendo de los 30 días de salario, en su Código de Trabajo señala el pago del 13º mes a todos los empleados públicos y privados del país, divido en tres cuotas; 15 de abril, 15 de agosto y 15 de diciembre.

Perú: Se percibe dos gratificaciones anuales equivalentes a un mes laborado completo por cada periodo de seis meses consecutivos de trabajo. Los pagos se realizan en Julio y Diciembre, por un monto que equivale los 60 días de salario.

Venezuela: En este país se paga a sus trabajadores dentro de los primeros 15 días del mes de diciembre de cada año o en la oportunidad establecida en la convención colectiva, una cantidad equivalente a 30 días de salario.

Bolivia: Las empresas que hayan obtenido utilidades al final del año, otorgarán a sus empleados y obreros una prima anual no inferior a un mes y quince días de salario respectivamente, de acuerdo al sistema que establezca el Reglamento General del Trabajo; además se contempla un Segundo Aguinaldo para trabajadores del Estado.

Uruguay: El sueldo complementario es la doceava parte del total de sueldos abonados por el empleador en los doce meses anteriores al 1° de diciembre de cada año, considerándose “sueldo”  la totalidad de las prestaciones en dinero originadas en la relación de trabajo que tengan carácter remuneratorio, sin contar las partidas en especies como pueden ser los tickets alimentación (30 dias). Para la primera cuota del aguinaldo que puede abonarse hasta el 30 de junio, se toman en cuenta los meses de diciembre, enero, febrero, marzo, abril y mayo mientras que la segunda cuota, corresponde a los meses de junio, julio, agosto, setiembre, octubre y noviembre y debe pagarse antes del 24 de diciembre.

Como puede observarse, en estos países de América Latina, cuyas economías son equiparables con México, el aguinaldo es de 30 días de salario, muy por encima de lo que los trabajadores mexicanos tienen derecho a recibir.

Asimismo, es importante subrayar que la clase patronal también ha sufrido las consecuencias del aumento de precios y costos, sobre todo, en el pago de impuestos; con lo cual, se es entendible que un aumento en los días de pago de aguinaldo para los trabajadores puede generar un costo más para el sector empresarial; sin embargo es importante reconocer que en más de cuatro décadas, no los trabajadores no han tenido un aumento real y significativo tanto en su salario como en el número de días necesarios para el pago de aguinaldo, a fin de que ellos reciban un mayor ingreso por este concepto.

En este sentido, y bajo la premisa de la pérdida del poder adquisitivo del salario, el alza en los precios, el estancamiento del mercado interno y de los derechos laborales de la clase trabajadora, surge la necesidad de modificar el monto que sirva de base para el otorgamiento del aguinaldo, ya que además de ser un derecho laboral, es un acto de justicia social para la clase trabajadora de México. Es por ello que el objeto de la presente iniciativa, es modificar el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo para establecer el pago mínimo de aguinaldo en 25 días de salario. Con esto, se pretende fortalecer el salario de los trabajadores, cerrar la brecha de desigualdad entre la percepción de los trabajadores al servicio del Estado y la demás clase trabajadora, equiparar el pago de esta prestación con otros países de América Latina, fomentar el consumo en el mercado interno, al dotar de una mayor capacidad de pago en el mes de diciembre de cada año, y además renovar en parte los derechos laborales de millones de trabajadores.

Por ello, es una imperiosa necesidad hacer esta modificación, la clase trabajadora ha sido víctima del alza de los precios y el aumento del pago de impuestos en las últimas décadas, pero prestaciones como el aguinaldo, desde 1970 no ha sufrido alguna modificación, y elevar el pago de dicha prestación, no es otra cosa más que un acto de justicia social.

Por lo antes expuesto, someto a consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente:

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE MODIFICA EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 87 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO

 

ÚNICO.- SE MODIFICA EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 87 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, para quedar como sigue: 

Artículo 87.- Los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día veinte de diciembre, equivalente a veinticinco días de salario, por lo menos.

Los que no hayan cumplido el año de servicios, independientemente de que se encuentren laborando o no en la fecha de liquidación del aguinaldo, tendrán derecho a que se les pague la parte proporcional del mismo, conforme al tiempo que hubieren trabajado, cualquiera que fuere éste.

 

Texto vigente Texto propuesto
Artículo 87.- Los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día veinte de diciembre, equivalente a quince días de salario, por lo menos.

Los que no hayan cumplido el año de servicios, independientemente de que se encuentren laborando o no en la fecha de liquidación del aguinaldo, tendrán derecho a que se les pague la parte proporcional del mismo, conforme al tiempo que hubieren trabajado, cualquiera que fuere éste.

Artículo 87.- Los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día veinte de diciembre, equivalente a veinticinco días de salario, por lo menos.

Los que no hayan cumplido el año de servicios, independientemente de que se encuentren laborando o no en la fecha de liquidación del aguinaldo, tendrán derecho a que se les pague la parte proporcional del mismo, conforme al tiempo que hubieren trabajado, cualquiera que fuere éste.

 

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, a 13 días del mes de octubre de 2015.

[1] “El Salario Mínimo en México: de la pobreza a la miseria. Pérdida del 78.66% del poder adquisitivo del salario. Reporte de investigación 117”, (2014), Centro de Análisis Multidisciplinario, Universidad Nacional Autónoma de México, [citado: 09-10-15], disponible en internet: http://cam.economia.unam.mx/el-salario-minimo-en-mexico-de-la-pobreza-la-miseria-perdida-del-78-66-del-poder-adquisitivo-del-salario-reporte-de-investigacion-117/

[2] Ídem.

[3] “Reporte de Investigación 118. Desempleo y menos paga por más horas de trabajo: resultados a dos años de la reforma laboral”, (2015), Centro de Análisis Multidisciplinario, Universidad Nacional, [consultado: 09-10-2015], disponible en internet http://cam.economia.unam.mx/reporte-de-investigacion-118-desempleo-y-menos-paga-por-mas-horas-de-trabajo-resultados-dos-anos-de-la-reforma-laboral/

[4] Machicado, Jorge, “Historia y normativa del aguinaldo navideño”, (2013), La Razón gaceta jurídica, [citada: 12-10-2015], disponible en internet: http://www.la-razon.com/suplementos/la_gaceta_juridica/Historia-normativa-aguinaldo-navideno-gaceta_0_1960004111.html

[5] Ídem.

Ver Boletín Aquí: Aumentar el aguinaldo será un acto de justicia social