La salud pública debe brindarse con calidad y universalidad

La salud pública debe brindarse con calidad y universalidad

Luego de señalar que el sistema de salud en México está vulnerado y ello provoca que no haya buena calidad en la atención, David Monreal Ávila, senador de la República exhortó a la Secretaría de Salud para que en coordinación con sus homólogas estatales elaboren programas, políticas públicas y acciones encaminadas a brindar atención médica de calidad y universalidad del Sistema Nacional de Salud.

Al subrayar que es claro que el Estado tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar el derecho a la salud, podemos decir que se encuentran de manera explícita e implícita dos principios (mínimos) que debe seguir el Sistema Nacional de Salud, que son universalidad y calidad; el primero es entendido como pro homine; es decir, una prerrogativa que tiene todo ser humano por el simple hecho de serlo.

El segundo principio está íntimamente ligado a la salud; en razón de que, de ninguna manera se pueden brindar servicios de salud en condiciones precarias o insalubres, pues ello llevaría al empeoramiento de la misma, por tal motivo se debe entender como el “Grado en el que un conjunto de características inherentes, cumple con la necesidad o expectativa establecida, generalmente implícita y obligatoria”.

Explicó que de acuerdo con los datos de la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población total en México fue de 119,530,753 personas, de las cuales, 82.2% estuvieron afiliadas a los servicios de salud tanto públicos como privados, es decir, 98,230,372 personas tienen algún servicio de salud, y el 17.2% del total de la población, que corresponde a poco más de 20.6 millones de personas no tienen ningún tipo de seguridad social.

Un sistema nacional de salud y su buena ejecución necesita de planeación a detalle, programación que se respete y un presupuesto que abarque las necesidades administrativas que conlleve su aplicación. México invierte de manera equivocada en salud pública. En proporción, el dinero que gasta en salud es incluso menor al que asignan países con desarrollo similar: los cerca de 1.2 billones de pesos que destina México equivalen al 6.2% del PIB, en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el gasto en salud promedia 9.6% del PIB.

Sumado a lo anterior, la alta rigidez en la burocracia del sector salud dedica tareas administrativas que conllevan mayor recurso financiero y provoca que México gaste tres veces más del promedio de los países de la OCDE. Ante este mal balance, se ha hecho un análisis que deriva en arriesgadas medidas que tienen como fin alianzas con los servicios privados y así complementar a las instituciones públicas.

Se estima que casi 10% del dinero se va en gastos administrativos, lo que contrasta con el promedio de 4% entre los países de la OCDE. Y en los peores casos, el dinero termina en los bolsillos de los funcionarios. “Eso que pasó en Tabasco –el desvío el año pasado de alrededor de 1,200 mdp que procedían del Sistema de Salud Pública y que estaban destinados a servicios-“.

Toda organización pública tiene, dentro de su estructura, una serie de valores que debe seguir, para el caso del sector salud, la responsabilidad de ofrecer un derecho fundamental tienen a su aparato administrativo en evidente crisis organizacional, el interés común se ha dejado a un lado por las visiones equivocadas de administraciones enfocadas en hablar con número y no con resultados palpables. Es necesaria una evaluación que permita generar retroalimentación que derive en políticas públicas generadoras de calidad en el servicio y una evaluación que también permita a las organizaciones encontrar las fallas administrativas que han provocado fuga de capital y mala productividad.

Por ello concluyó el senador, es necesario que la Secretaría de Salud genere, en función de su presupuesto, acciones específicas que contengan mecanismos financieros viables, para el mejoramiento de los servicios del Sistema Nacional de Salud.

Ver punto de acuerdo aquí: Punto de acuerdo sobre la salud pública