Le acompañó José Antonio Aguilar Castillejos, delegado único de programas integrales de desarrollo en la entidad

Le acompañó José Antonio Aguilar Castillejos, delegado único de programas integrales de desarrollo en la entidad

Este miércoles, David Monreal Ávila, próximo Coordinador General de Ganadería, dio inicio a su gira de trabajo por el sureste mexicano, a fin de dar a conocer y crear las vías de comunicación necesarias para la implementación del Crédito Ganadero a la Palabra, uno de los 25 programas prioritarios del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Su primer día de reuniones visitó los municipios de Arriaga y Villa Corzo, en el estado de Chiapas, a las que lo acompañó José Antonio Aguilar Castillejos, delegado único de programas integrales de desarrollo en el estado, quien es el encargado de los censos de bienestar que ya comenzaron, con el fin de recabar datos confiables para la implementación de dichas políticas públicas.

Respecto de los recursos necesarios para entregar el millón de novillonas y los 50 mil sementales que contempla el crédito a la palabra, recordó provendrán del presupuesto de egresos de la federación 2019, por lo que los diputados ya están realizando la actividad legislativa pertinente para su aprobación.

Anunció que las personas físicas que sean beneficiarias del crédito ganadero a la palabra podrán acceder hasta a diez vientres y un semental, mientras las personas morales, como las unidades de producción y las asociaciones o cooperativas, podrán acceder hasta a 100 ejemplares hembras y un número proporcional de machos.

Adelantó que los beneficiarios deberán ser personas dedicadas a la vocación ganadera y con el potencial de agostadero suficiente para sustentar al número de animales a que accedan; asimismo, que la entrega de los apoyos será en forma directa y sin intermediarios, lo que dejará una gran responsabilidad en el delegado único de la entidad para supervisar el correcto manejo de los recursos federales.

Dichos recursos estarán focalizados en la atención de pequeños ganaderos y aquello que no han recibido apoyos previamente, con el fin incluirlos en el abasto de alimentos que la futura Segalmex comprará y comercializará a precios justos, generando así un círculo virtuoso entre la producción y el consumo de alimentos que devenga en la soberanía alimentaria; tema que es considerado de seguridad nacional.

De igual forma, comentó que el pago que deberán hacer los beneficiarios al cabo de 2 ó 3 años, será en especie y con el fin de refinanciar a ellos mismos, o a otros pequeños ganaderos.

En su segundo día de trabajo visitó la región de Tuxtla y Pichucalco, donde se reunió con los ciudadanos que fungirán como servidores de la nación, quienes ya visitan casa por casa y tienen la encomienda de llegar hasta las comunidades más alejadas para integrar los censos de bienestar; así como con los presidentes de las uniones ganaderas locales, con quienes se coordinará para llevar a cabo los programas pecuarios.

Recalcó la importancia social que tiene implementar dichos programas en las zonas sur-sureste, pues es allí donde se concentra el mayor número de ganaderos con potencial de crecimiento pero que han sido abandonados por el modelo neoliberal, que concentró los recursos en muy pocas manos.

Como dato adicional, informó que Chiapas, Oaxaca y Guerrero reúnen a los 15 municipios más pobres del país, en los que casi el 80% de la población vive en condiciones de pobreza, los cuales gozarán de especial atención como parte de la nueva forma de gobernar propuesta en campaña por el presidente electo.