POSICIONAMIENTO PARA REFERIRSE AL PAQUETE ECONOMICO PARA EL EJECICIO FISCAL 2016

Home Trabajo Legislativo Posicionamiento POSICIONAMIENTO PARA REFERIRSE AL PAQUETE ECONOMICO PARA EL EJECICIO FISCAL 2016

Con el permiso de la presidencia

Hoy se presenta un dictamen que deja a un lado a los ciudadanos y nuevamente, legisla a favor del Ejecutivo Federal. Recordemos que la Ley de Ingresos de la Federación del ejercicio fiscal 2015 se expidió para un solo objetivo: que los mexicanos pagarán más impuestos, dejando de lado la estabilidad macroeconómica y el crecimiento económico.

Como si fuera un favor la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que en el Paquete Económico 2016 no habría nuevos impuestos o algún incremento a los ya existentes derivados de la tóxica reforma fiscal.

Entonces, pareciera que el Gobierno Federal les está haciendo un favor a sus ciudadanos, asegurándoles que no habrá más impuestos, sin embargo, para los mexicanos esto no es suficiente, pues están inconformes y conscientes de la mala situación económica del país.

De acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México (BANXICO), en agosto del presente año, la confianza del consumidor se deterioró por segundo mes consecutivo y se ubicó en su menor nivel en seis meses, debido a una percepción más pesimista sobre la situación actual y futura del país.

De ahí radica la importancia del dictamen que la Comisión de Hacienda y Crédito Público presenta hoy ante el Pleno de esta soberanía ¿Cómo se le va a dar a los mexicanos solvencia si lo único que se les asegura es más necesidad económica?

Aunado a eso en dicha Ley se plantea un tipo de cambio de 16.40 pesos por dólar, sin embargo este tipo de cambio afectará al consumo de la población dado que gran parte de los productos de la canasta básica se importan del país vecino, lo que hace que sean más caros.

Asimismo se estima una reducción del 38 por ciento referente a los ingresos del Fondeo Mexicano del Petróleo, lo que trae consigo un precio de 50 dólares por barril del crudo mexicano; cifra que es 29 dólares menor respecto a lo estimado en la Ley de Ingresos 2015, con lo que se vería afectado el crecimiento económico del país.

Con estas medidas cómo espera el gobierno federal que exista estabilidad macroeconómica y un crecimiento económico de entre 2.6 y 3.6 por ciento como se propone en esta Ley de Ingresos.

Y cómo estimar un crecimiento de tal magnitud si tan solo en 2014 el Producto Interno Bruto tuvo un incremento del 2.1 por ciento, y por supuesto teniendo presente que en los últimos tres años el crecimiento esperado ha sufrido cambios a la baja constantemente.

Lo que pareciera entonces que la política económica implementada nos es la adecuada para el país, y que posiblemente en el 2016 las perspectivas de crecimiento no se cumplan nuevamente.

Por ende la “meta” de la presente administración no es crear, ni incrementar impuestos; se debe de fijar y preocupar por un reto aún más importante, que el gobierno de verdad se apriete el cinturón el siguiente año, además de buscar e implementar medidas para resarcir la reforma fiscal que ha demostrado ser un total fracaso.

Dicha reforma solo han dañado a la población que con mucho esfuerzo y trabajo busca como sacar adelante a su familia; y han favorecido a unos cuantos que como siempre se llevan la gran parte del pastel. Si bien la recaudación por concepto del Impuesto Sobre la Renta aumentó, este incremento ha sido por parte de los pequeños contribuyentes que cubren aproximadamente el 90 por ciento del padrón, y que son los que pagan una mayor cantidad de impuesto.

Ante esto, el Estado mexicano establecerá un impuesto de referencia mensual que de acuerdo con el Dictamen que modifica la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicio (IEPS), se plantea que las asignaciones del IEPS sean fijas para gasolinas y diésel, quedando de la siguiente forma: gasolina magna 4.16 pesos por litro; gasolina premium en 3.52 pesos por litro y diésel 4.58 pesos por litro.

Este impuesto traerá consigo daños graves a los consumidores que no solo se verán afectados por los altos precios de los productos de consumo sino también por el precio tan elevado de los combustibles, pues de pagar 40 centavos por litro de gasolina verde ahora tendrán que pagar 4.16 pesos, casi 10 veces más.

Notablemente, se está manejando mal la economía, se está quebrando a este país con más deuda, con más gasto público de poca calidad y con proyectos que encubren la verdadera intención que es endeudar a México y  no ser transparente con el gasto de los mexicanos.

En conclusión, compañeras y compañeros legisladores, está Ley de Ingresos no está ligada a lo que demanda la sociedad, no favorece activamente el crecimiento económico, ni fortalece a las Finanzas Públicas. Tampoco se rige bajo los principios de equilibrio presupuestario, transparencia y rendición de cuentas. Por lo anteriormente expuesto, considero que votar a favor de una Ley hecha a modo, que beneficia a unos pocos y no eleva la calidad de vida de los ciudadanos, es simulación, por ello, mi voto será en contra.