Presupuesto de egresos 2018, otra vuelta de tuerca

Presupuesto de egresos 2018, otra vuelta de tuerca

  • El gasto es inequitativo, por eso las condiciones no mejoran

 

Ayer la Cámara de Diputados aprobó en lo general el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2017, pese a la oposición y el voto en contra de 49 legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quienes alzaron la voz en contra de la desigual repartición de la riqueza nacional para el siguiente año.

 

Pese a que, luego de los pasados sismos, todos los partidos se pronunciaron a favor de tener unas elecciones austeras, el mayor aumento presupuestal lo tuvo el Instituto Nacional Electoral (INE), con 60% más recursos que el año pasado, lo que representan 24 mil 215 millones 327 mil pesos para este 2018.

 

Otro gran beneficiado fue el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con un aumento del 24%, es decir, para el próximo año le corresponden 3 mil 893 millones 200 mil pesos.

 

Además, se continúa con la fallida estrategia del aumentar el gasto en la secretaría de marina y en la secretaría de defensa nacional, pues ambos gozarán de un aumento del 18% y 16% respectivamente. Lo anterior, pese a que los indicadores señalan que en esta materia cada vez se gasta más y se tienen peores resultados.

 

Por otro lado, y contrastando alarmantemente, encontramos que el aumento presupuestal para la Secretaría de Salud fue tan sólo de 0.6%; en Educación Pública, apenas del 4%; en Desarrollo social, del 1%; y en cultura, de un insuficiente 3%.

 

Además, y por si fuera poco, el encargado de revisar las operaciones de la cuenta pública, sufrió un recorte del 2%. Con estos datos, cualquiera podría augurar los resultados que tendrá el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto: más de lo mismo.

 

Los Diputados son (o deberían ser) los representantes del pueblo, quienes lleven al congreso de la unión la voluntad de quienes los votaron y quienes pagan sus salarios, pero la realidad es muy distinta. Como Senador de la república la materia presupuestal queda fuera de mis atribuciones, pero como ciudadano debo alzar la voz para denunciar la insistencia de un pequeño grupo en el poder que mal administra el dinero de cada uno de nosotros.

 

Como siempre renuevo el llamado a la crítica informada y propositiva. Las elecciones de 2018 están a la vuelta de la esquina y es el momento oportuno para marcar el cambio de rumbo que queremos para México. La sociedad actual debe pasar de la opinión a la acción, es nuestra obligación histórica.