¿Pueden los partidos donar el dinero? Sí, si se puede

¿Pueden los partidos donar el dinero? Sí, si se puede

¿Pueden los partidos donar el dinero? Sí, si se puede

Hace unos meses, el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó que se destinara a los partidos políticos más de 6 mil 788 millones de pesos para que éstos pudieran llevar a cabo sus actividades del próximo año, principalmente para sortear el proceso electoral.

Dicho monto desde luego que desencadenó críticas y consignas fundadas, toda vez que la magnitud del financiamiento público otorgado resulta ser una ofensa mayor, en medio de tanta carencia y dolor social que vive nuestro país.

Los terremotos del 7 (de 8.4 grados en la escala de Richter) y del 19 (de 7.1 de magnitud), ocurridos en este mes de septiembre, los cuales arrebataron vidas, acabaron con el patrimonio de miles de familias y dejaron daños materiales aún sin poder cuantificarse en la Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tabasco, abrieron el debate sobre la necesidad de que el dinero destinado a la partidocracia fuera destinado a la ayuda de las víctimas.

A la pregunta de si ¿Pueden los partidos políticos donar su dinero para ayudar a los damnificados por el terremoto?, corresponde la respuesta de sí, sí puede.

La interrogante clave es ¿Cómo hacerlo? La partidocracia se escuda en que el dinero que reciben no puede ser donado porque por mandato de la ley, tienen que destinarlo para los fines y propósitos exclusivos de sus actividades partidarias, no para otra cosa. La opinión predominante de los dirigentes de los partidos y de los propios consejeros del INE, es que donar el dinero para alguna causa social sería un “desvío de recursos”.

Lo anterior es parcialmente cierto. Toda vez que los artículos 41, Bases I y II, inciso c), 116, fracción IV, inciso c), y 126, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; así como 25, incisos a) y n), 51 fracción V, 61, 63, 66, 68 y 76, de la Ley General de Partidos Políticos, establecen que los partidos políticos tienen como fin – además de  promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política, hacer posible el acceso de los ciudadanos al ejercicio del poder público, conducir sus actividades dentro de los cauces legales y ajustarlas a los principios del Estado democrático-, la obligación de aplicar el financiamiento otorgado.

Desde esta óptica, los partidos políticos tienen el deber de reintegrar al erario los recursos entregados específicamente para gastos de campaña que no fueron comprobados, ya que aun cuando no exista alguna norma que lo ordene expresamente, se deriva del deber de aplicar el financiamiento de que dispongan sólo para los fines que les haya sido entregado. Porque sólo de esta forma se pueden materializar los principios de transparencia, rendición de cuentas y racionalidad del gasto público.

Este criterio, incluso, ha sido sostenido por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien el día 1º de junio de 2016, aprobó por unanimidad la tesis XXIX/2016, en la cual los integrantes del máximo tribunal en la materia señalaron de manera categórica que los partidos políticos tienen la obligación de reintegrar el financiamiento público no comprobado.

Luego entonces, si no hubiera simulación en este tema y verdaderamente tuvieran voluntad política, bastaría con que el PAN, PRI, PRD, MORENA, PVEM, PT, MC, PANAL y PES, notificaran al INE que un porcentaje (20, 30 ó 40 por ciento, lo que fuera) del dinero recibido para sus actividades ordinarias, no se ejercerá por ellos, y así se reintegraría a la Tesorería de la Federación, y ésta, a su vez, podría destinar el recurso de los partidos para ayudar a los damnificados por el terremoto.

Hoy más que nunca los partidos deben ser sensibles y los ciudadanos deben apoyar esta iniciativa para que los partidos políticos destinen sus recursos a una buena causa social. El país fue asolado por un terremoto que tiene varias zonas en el horror y la desgracia. Se debe actuar con responsabilidad, solidaridad y mira de alturas.

¡Fuerza México!