Sin retroceder, recuperar PEMEX

Sin retroceder, recuperar PEMEX

En materia energética y sobre todo hablando de hidrocarburos, se despiertan grandes intereses económicos nacionales e internacionales. PEMEX y todo el ramo energético migró a un esquema de mercado abierto propio del modelo neoliberal que respondía a esos intereses.

En su momento, Morena se opuso a la reforma energética por considerar que se atentaba contra la riqueza nacional, la soberanía y el interés público.  Sin embargo, Andrés Manuel no ha anunciado la cancelación de esa reforma, como sí hizo con la reforma educativa.

Rocío Nahle, la zacatecana que será secretaria de energía ha criticado abiertamente la reforma y dijo en diciembre que estaba diseñada para debilitar a la productora petrolera estatal, Pemex, y la ha llamado un “grave error”.

También aseguró que como parte de sus acciones al frente de dicha secretaría, se detendrían las nuevas subastas, al menos hasta que se obtengan resultados positivos de las primeras licitaciones.

Hoy, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer que, además de Rocío Nahle en SENER, Alberto Montoya será el subsecretario de Energía; Octavio Romero, director general de Pemex; Manuel Bartlett, subdirector de la CFE; Carlos Morales Mar, subdirector de la CFE y Luis Abelardo González estará al frente de la coordinación de políticas de energías renovables.

En conjunto, se atenderá la política energética con una visión enfocada en el cuidado del medio ambiente, de los recursos naturales y de los consumidores; además del combate a la corrupción y la mayor inversión para recuperar el ritmo de la producción.

Si se propondrá reforma al congreso que revierta los efectos de la reforma energética o no, es una decisión que no se ha tomado, debido a las enormes variables que se implican en el tema. De hacerlo, se enviaría un mensaje de incertidumbre a la inversión extranjera y a los contratistas en general.

Además de la consulta ciudadana, por tratarse de un tema estratégico, se necesita consulta técnica profesional que nos advierta sobre las posibles consecuencias, sin embargo, esta reforma no seguirá en manos ni a disposición de funcionarios y empresarios coludidos, sino al servicio de la nación mexicana, para lo cual la administración pública destinará sus recursos en el saneamiento de su total funcionamiento.