Edit

Desde mis inicios como servidor público, he mantenido la certeza de que sólo los ciudadanos pueden dirimir y participar de los asuntos del gobierno y la política, siendo ellos los principales beneficiados y también los más perjudicados por decisiones tomadas sin su consentimiento y su participación.

 Jóvenes, un sector vulnerable a las garras de la delincuencia, urgen políticas públicas para su atención: DMA

Tras considerar que el sector de los jóvenes está seriamente vulnerado ante la realidad que día a día enfrentan, el senador por Zacatecas, David Monreal Ávila invitó a la Secretaría de Gobernación a rendir un informe respecto a qué acciones se han emprendido para atender a este sector. Al tiempo que también conminó a la Secretaría de educación revisar el tema con sus homólogas en los 32 estados del país.

Refirió que el pasado mes de enero, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), dieron a conocer los resultados del Informe Especial “Adolescentes: vulnerabilidad y violencia”, el cual tuvo por objetivo analizar “las condiciones de vulnerabilidad que enfrenta una porción significativa de la población adolescente,” enfocados en aquellos que están privados de su libertad en algún centro de readaptación social en todo el país.

De los resultados de dicho Informe, se desprenden una serie de reflexiones que invitan a trabajar en la construcción de mejores condiciones de vida para alejar a los adolescentes de situaciones que ponen en riesgo su integridad, su vida y su desarrollo integral, al cual tienen derecho de acuerdo con la Declaración de los Derechos del Niño y el principio superior de la niñez.

Explicó Monreal Ávila que de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen alrededor de 30.6 millones de jóvenes, de los cuales 35.1% son adolescentes de 15 a 19 años; el 34.8% son jóvenes de 20 a 24 años y el 30.1% tiene de 25 a 29 años de edad, por su parte, el Informe de la CNDH, señala que en el país hay un total de 11 millones de adolescentes de 14 a 17 años, grupo poblacional que en los últimos años ha sido duramente afectado por el clima de violencia e inseguridad.

Según cifras oficiales se estima que más de mil de ellos, se encuentran presos en México de lo cual el Informe de la CNDH y el CIESAS señala que “los niños y adolescentes expuestos a la violencia, que requieren ayuda desesperadamente, a menudo terminan aislados.

Esta situación, aunada al incremento en los niveles de impunidad, corrupción, tráfico y distribución de drogas, y en general el clima de inseguridad que se vive en México al menos hace una década, ha sumergido a los adolescentes en un escenario de pocas oportunidades, encontrando engañosamente alternativas en las filas de la delincuencia.

Con base en datos sobre la situación de la Infancia, de UNICEF, en materia de educación de cada 100 niños que entran a la primaria, 76 ingresan a la secundaria, 48 al bachillerato y 21 a la universidad, aunque solamente 13 logran titularse; sin embargo, sólo 54% de los adolescentes están inscritos en el sistema educativo, lo que constituye el promedio más bajo entre los países de la OCDE, y sólo 76% de los adolescentes de 15 a 17 años cuenta con secundaria terminada.

Como puede observarse, las condiciones bajo las cuales tienen que crecer los adolescentes en México son preocupantes, todas éstas a su vez generan las circunstancias perfectas para que debido a la falta de madurez propia de su edad, sea aprovechada por las bandas de la delincuencia organizada para inducirlos a la criminalidad, con la promesa de recibir grandes recompensas y una vida sin carencias, falacia que resulta atractiva para los adolescentes.

Esto se ve reflejado en el número de detenciones de adolescentes y jóvenes en todo el país, tan sólo en la Ciudad de México se ha reportado un incremento de alrededor de 121% en las aprehensiones de menores en actos delictivos, con y sin violencia, como robo a negocio o microbús, datos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México; señalan que en el año 2015 al menos 4 mil 743 adolescentes se encontraban enrolados en actividades del crimen organizado.

En este sentido, es necesario que los tres niveles de gobierno en conjunto con la sociedad civil, trabajen para garantizar las condiciones necesarias para que niñas, niños y adolescentes se alejen de las actividades delictivas, y por el contrario emprendan acciones constructivas y productivas para la sociedad. Para ello es necesario hacer un llamado para que la familia recobre la fuerza que tiene como base de la sociedad en la promoción de valores morales, finalizó el legislador.

Según el INEGI en México existen alrededor de 30.6 millones de jóvenes, de los cuales 35.1% son adolescentes de 15 a 19 años; el 34.8% son jóvenes de 20 a 24 años y el 30.1% tiene de 25 a 29 años de edad, por su parte, el Informe de la CNDH, señala que en el país hay un total de 11 millones de adolescentes de 14 a 17 años, grupo poblacional que en los últimos años ha sido duramente afectado por el clima de violencia e inseguridad.

Según cifras oficiales se estima que más de mil jóvenes, se encuentran presos en México de lo cual el Informe de la CNDH y el CIESAS señala que “los niños y adolescentes expuestos a la violencia, que requieren ayuda desesperadamente, a menudo terminan aislados.

Ver Punto de Acuerdo: Punto de acuerdo sobre adolescentes, violencia y cárceles

 

Ponte en contacto

© 2020, David Monreal. Todos los derechos reservados.